Un oasis para los ojos

(publicado en La Vanguardia el 3 de Agosto de 2015)

 

  .  

  .  

La provincia del Tigray es una región de 6 millones de habitantes al norte de Etiopía. Una zona fronteriza con Eritrea sacudida por dos grandes hambrunas y por tres guerras que durante los últimos cincuenta años han devastado el territorio. Viajando desde Addis Abeba, la capital del país, uno va dejando atrás los paisajes verdes del altiplano etíope y se va adentrando en un horizonte cada vez mas árido y seco. Esta tierra, yerma y baldía, está habitada casi en su totalidad por los tigriñas; una etnia fácilmente reconocible por los tatuajes en forma de cruz ortodoxa que llevan en la frente y por las facciones finas y marcadas de su rostro.

Avanzando por la carretera principal, antes de llegar a Mekelle, la ciudad más grande y poblada del Tigray, sorprende un edificio moderno a la izquierda: es el Eye Hospital Vision Center. Este hospital, inaugurado en 2006, tiene poco o nada que envidiar a un hospital europeo – cosa poco común en este continente – Sus instalaciones presentan un aspecto cuidado y atendido y los instrumentos del quirófano consiguen devolver tus pensamientos al primer mundo por unos instantes.

Este hospital forma parte de uno de los complejos de oftalmología más modernos y potentes de toda África que fue construido con la ayuda de una ONG española Proyecto Visión. El director del Eye Hospital Vision Center, el señor Tesfay Tekleariam, usando un buen inglés, atribuye la calidad de sus servicios “a la colaboración de largo recorrido” que tienen con “instituciones internacionales como el Proyecto Visión”.

La historia de cooperación del proyecto se remonta a 1993, un año después de que la guerra civil entre el norte y el sur cesara. Un oftalmólogo español, el Dr. Feragas, visitó Mekelle buscando poner al servicio de clínicas locales sus conocimientos en oftalmología. Sabía de una clínica llamada St Louise Eye Clinic y se presentó allí con una caja de instrumental bajo el brazo y muchas ganas de ayudar. De la voluntad de volver con periodicidad junto con otros oftalmólogos españoles para operar, traer material y ofrecer formación nació el Proyecto Visión. Dichas expediciones se fueron intensificando hasta conseguir montar un quirófano perfectamente equipado y establecer una relación de cooperación estable y permanente.

La St Louise Eye Clinic es una clínica gestionada por las Hermanas de la Caridad que desde hace más de 23 años trata enfermedades oculares como el tracoma, glaucoma o las cataratas a los habitantes de toda la región. La clínica esta situada dentro de Mekelle, en un recinto donde las monjas viven y realizan sus actividades de beneficencia. El lugar es un espacio de tranquilidad y favor que transcurre aparte del tránsito alocado de cualquier ciudad africana. Dentro de los límites de la clínica la vida avanza a otro ritmo sin nunca dar la espalda a la realidad que la rodea. Los dos quirófanos de la St Louise son pequeños pero están bien equipados y cuentan, también, con numerosas ventanas que dejan entrar la luz. Esa luz africana que a medida que el día avanza se va tornando más cálida y altera todos los colores del espacio; tímidos y suaves al alba van ganando intensidad con el paso de las horas.

En uno de los quirófanos de la St Luoise Eye Clinic opera Birhanu Mekonen, un cirujano de cataratas que se formó en la escuela de enfermeros oftalmológicos que el Proyecto Visión tiene en Mekelle. Los movimientos de Birhanu al operar son serenos y demuestran una destreza sorprendente. Mientas pide bisturí cuenta que solo en un año puede llegar a realizar más de 700 operaciones de cataratas. Para el Director Médico del Proyecto Visión, el Dr. Tomás Martí Huget, crear la escuela de OMAS (Ophtalmic Medical Assistants) fue “clave para que el proyecto tuviera una continuidad”. “Teníamos la necesidad de que hubiera una estructura funcionando más allá de nosotros i en 1998 creamos la escuela” explica el Dr. Tomás. En un país donde las infraestructuras y la accesibilidad a la sanidad son limitados los OMAS juegan un papel fundamental. Son los encargados de ir aldea por aldea y puerta por puerta a buscar esas personas que requieren atención médica.

Actualmente sólo la St Luise Eye Clinic da servicio a 1,3 millones de personas. La hermana Hiwod que hace tres años que dirige la clínica enfatiza en el componente emocional. “Para mi este trabajo tiene un componente emocional muy especial. Significa poder devolver la vista a alguien” explica Hiwod mientras me acerca unos zapatos especiales para entrar en el quirófano. Entiendo que llegar el día siguiente de una operación, quitar el vendaje a esa persona que ayer no veía y observar como a recuperado la visión es una sensación que no se puede explicar con palabras. Después de todo, comprendo un poco más la motivación de todos esos cooperantes que han venido aquí y han dejado su grano de arena para poder acabar contra la ceguera en el Tigray.